Jugar Loteria


Los medios españoles en medio de una polémica

Los medios de comunicación españoles se han visto envueltos en el fuego cruzado del gobierno y las empresas de juego, ya que el proyecto de nueva regulación del juego online incluye artículos que los involucran en forma directa.

El proyecto de Ley del Juego de España, que se encuentra en trámite parlamentario, dice que los medios de comunicación deben verificar la legalidad de cualquier empresa de juegos que desee anunciar en alguno de ellos. Los medios estarían obligados a verificar que el anunciante tenga una licencia válida y, además, esté al día con el pago de sus impuestos. No sólo eso: si un medio publica una publicidad de un anunciante que no haya cumplido sus obligaciones fiscales, será considerado por la ley como solidariamente responsable y sancionado con multas que van de de los 100.000€ a 1.000.000€.

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la Asociación de Revistas de Información (ARI), la Asociación Española de Radio Comercial (AERC) y la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), han emitido un comunicado en el que explican que esta exigencia no tiene ninguna base jurídica, y que el medio no sólo no puede hacerse responsable del cumplimiento de las obligaciones del anunciante, sino que no se le puede exigir una responsabilidad que compete a áreas gubernamentales.

Dado que la Ley de Juego aún está en trámite, las asociaciones que nuclean a los medios de comunicación han pedido la enmienda de los artículos que los comprometen en forma directa, y se ponga la responsabilidad del control fiscal en la Administración.



Las estadísticas como sistema para la lotería

Algunas personas han adoptado un sistema para jugar a la lotería que consiste en analizar las estadísticas de los resultados de una cierta cantidad de meses, previos al sorteo en que van a jugar. Se fijan cuáles son los números que más han salido, y cuáles son los que menos han salido, y luego deciden a cuáles de ellos jugar.

Desafortunadamente, este sistema no se corresponde con la ley de los grandes números que todos conocemos que dice, resumiendo, que todos los números saldrán la misma cantidad de veces, en una cantidad suficiente de intentos.

Los números de lotería son sorteados al azar por un sistema automático. Teniendo en cuenta que las bolillas han sido mezcladas cuidadosamente, no hay ninguna probabilidad de determinar que una bola que no ha salido durante un tiempo, tampoco saldrá ahora. O viceversa, para el caso de los números calientes.

Sin embargo, existe la posibilidad de que el sistema de selección tenga alguna falla, como ocurrió durante la Guerra de Vietnam, en que los soldados que debían partir a la guerra se seleccionaban por fecha de nacimiento. En 1970 se descubrió que, por una falla del sistema de selección, los soldados nacidos en el mes de diciembre tenían más probabilidades de salir sorteados.

Aunque todas las combinaciones de números tienen la misma probabilidad de salir, hay un criterio lógico que podemos usar para la selección de los números. Por ejemplo, elegir aquellas combinaciones que improbablemente elijan otras personas. De ese modo, si ganamos, no tendremos que compartir el premio.

Debemos evitar patrones como números pares o consecutivos (2-4-6-8-10 -12 o 21-23-25-27-29-31); también evitaremos secuencias de números primos (2-3-5-7-11-13), o la secuencia de Fibonacci (1-2-3-5-8-13), harto publicitada en los últimos tiempos.

Lo mejor es elegir los números de la lotería realmente en forma aleatoria. Puede ser nuestro número de teléfono, o papeles sacados de una caja, o el número de serie de un electrodoméstico, o las fechas de cumpleaños de nuestros familiares. Cualquier secuencia que no tenga que ver con series matemáticas, que son las más utilizadas por los jugadores de lotería.



Números calientes y fríos

Muchos jugadores de lotería se preguntan si es posible usar alguna estrategia al jugar lotería, o si los resultados son completamente al azar. ¿Es lo mismo dejar que una máquina elija nuestros números al azar, que aplicar un sistema matemático a la elección de los números?

La realidad es que las probabilidades de ganar la lotería son siempre muy bajas. En loterías como la estadounidense Mega Millions, las probabilidades son de 1 en 175.711.536, por ejemplo. Y posiblemente sea lo mismo dejar que una máquina elija por nosotros, que elegir los números según algún sistema.

Sin embargo, es posible que algunos números tengan más probabilidades que otros de salir. Uno de los sistemas de lotería más antiguos es el de los números calientes y fríos. Según este método, los números calientes son los que han salido en los últimos sorteos, y los números fríos son los que no han salido recientemente. Para saber cuáles son los números calientes y fríos basta con visitar la página oficial de la lotería que queremos jugar y revisar los resultados de los últimos sorteos. Podemos hacer un muestreo de los últimos 12 meses, y elegir a partir de esa verificación.

L a duda que se nos puede generar con este sistema de lotería es cuáles elegir para jugar, si los más calientes o los más fríos. Porque podría suceder que, si elegimos los que más han salido, entren en una racha de “desaparición”, y si elegimos los que no han salido, sigan sin salir…

Si no sabemos por cuál decidirnos, quizás el azar nos pueda ayudar: elegir con los ojos cerrados o tirar una moneda… de ese modo estaremos combinando azar y método. Y nadie podrá decir que no lo hemos intentado por todos los medios posibles.



¿Por qué jugamos lotería?
diciembre 9, 2010, 1:48 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Muchas personas sueñan con ganar la lotería, aunque no siempre se acuerdan de jugar. Hay jugadores habituales y están aquellos otros que sólo juegan cuando los premios acumulados son realmente millonarios. Después de todo, las probabilidades sabemos que son siempre escasas, pero todo puede suceder.

Además, hay algo que es real: aún siendo uno de los juegos con menor probabilidad de acierto, hay momentos que son mejores que otros para jugar a la lotería. Cuando en varias loterías hay grandes premios acumulados, la mayoría de los jugadores se inclinará por la ue tiene el premio más alto, lo que reduce nuestras probabilidades. Es el momento de jugar en la, teniendo un gran premio, no es tan alto como otras.

Por otro lado, el placer de muchos jugadores de lotería reside en la esperanza: cuando hay botes multimillonarios en danza, soñamos con todo lo que podríamos hacer si ganamos (aunque, en lo más profundo de nuestro ser, sabemos que no ganaremos): comprar una gran casa, donar parte del dinero a la caridad, ayudar a familiares o amigos que lo necesiten, viajar, comprar cosas que necesitemos o, simplemente, nos gusten… la lista puede ser larguísima, y será diferente para cada uno.

Lo que es igual, en todos los casos, es que la lotería nos ayuda a mantener vivos nuestros sueños.



Un sistema para la lotería

De todas las formas de juego de azar que hay, la lotería carga con el peso de ser la que menos probabilidades nos ofrece de ganar. Mucho menor que en cualquiera de los juegos de casino, por ejemplo. La razón por la cual la gente sigue jugando a la lotería es que, en caso de ganar, el premio es realmente enorme.

A pesar de la extremadamente baja probabilidad de ganar, hay muchos sistemas que dicen garantizar el éxito, algunos absolutamente sin sentido, otros basados en cálculos pseudo – científicos. Ninguno de ellos sirve para revertir la ventaja cierta de la casa.

Sin embargo, a veces la lotería puede transformarse en una buena apuesta. La razón es sencilla: cuando nadie acierta durante semanas, el premio pasa al sorteo de la semana siguiente, y así cada semana hasta que alguien gana. El premio es tan grande que aún si jugáramos un billete con cada una de las combinaciones posibles (con la gigantesca inversión que esto representa), ganaríamos mucho dinero.

Esto es lo que sucedió en 1992 en la lotería australiana, cuando un grupo de 2500 personas jugó casi todas las combinaciones posibles y ganó un premio de 27 millones de dólares de la lotería de Virginia. Lograron jugar sólo alrededor de 5 millones de los 7 millones posibles de combinaciones, por falta de tiempo para la compra de billetes.

Como repetir esto es prácticamente imposible, deberemos conformarnos con elegir cuidadosamente los números a jugar. Ciertas combinaciones como 1, 2, 3, 4, 5, 6 deben evitarse, ya que 1 de 1000 apostadores elige estos números. Eso significa que, si llegamos a ganar, compartiremos el premio con miles de personas (más de 20.000). Una estrategia para elegir números es hacerlo al azar, pero incluyendo 4 por encima de 30 y dos por debajo.

Analizar las estadísticas y ver qué números salen con más frecuencia es otra opción. Luego decidiremos, según nuestro gusto personal, si jugar los que salen más o los que salen menos. O comprar billetes con ambas opciones.

Y también podemos jugar en grupo, y que cada persona elija distintos números, para luego hacer combinaciones con todos ellos. Cualquier método es bueno si vence al azar.



Elegir qué lotería jugar
octubre 14, 2010, 9:51 pm
Filed under: Uncategorized

En una lotería común, las probabilidades de ganar son de en 14 millones, con billete. Si compramos 2 billetes, nuestras probabilidades son de 1 en 7 millones. Entonces, si compramos 100 billetes… bueno, esa puede ser una estrategia…

Para aumentar nuestras probabilidades de ganar la lotería siempre podemos intentar comprar más billetes. El punto es: más billetes compramos, más dinero gastamos, y siempre tendremos un límite: el que impone nuestro bolsillo. Entonces, ¿cómo podríamos comprar más billetes sin gastar más dinero?

Una posibilidad que podemos implementar, dado que nuestro presupuesto tiene un límite, es separar cada semana el dinero que gastaríamos en comprar el o los billetes de lotería que compramos habitualmente, y no gastarlo. Seguiremos juntando hasta que haya un premio realmente importante. Entones, ese día, compramos todos los billetes de lotería que nos permitan los ahorros que juntamos. De ese modo, aumentaremos las probabilidades en un sorteo que lo merece.

Lo que debemos hacer, entonces, es determinar cuál es el mejor momento para jugar. Sería bueno hacer un análisis de las estadísticas de cada lotería, y averiguar cuál es le premio promedio. De se modo, podremos saber cuándo alguna de ellas está superando esa cifra, y aprovechar ese momento para jugar. También deberíamos analizar la probabilidades reales de cada lotería, ya que no son todas iguales, y combinar la que tiene las mayores probabilidades, con el momento en que el premio supera el promedio.

En una lotería de 49 números, en la que hay que acertar 6, se calcula de este modo: (49*48*47*46*45*44)/(1*2*3*4*5*6) = 1/13,983,816. Si las probabilidades son de algo más de 13 millones, el premio debería superar esa cifra para valer el riesgo.



Patas de conejo y tréboles de 4 hojas

Mucha gente cree que los amuletos, talismanes y conjuros tiene propiedades mágicas. Por lo general, los talismanes y amuletos son objetos que la persona lleva consigo en forma permanente, como protección. Los talismanes aparecen en todas las culturas, lo mismo que ciertos “rituales” o costumbres que provienen, en general, de los pueblos originarios, y se han mantenido hasta nuestros días. El trébol de 4 hojas, la moneda de la suerte, la pata de conejo… todos tienen orígenes remotos.

Con respeto a la lotería, hay ciertos “rituales” ancestrales que muchos jugadores practican a la hora de elegir los números de su billete.

1) Golpear una madera por cada número que se elige. Esta costumbre proviene de los Druidas, que creían que los espíritus vivían dentro de los árboles, y golpear en ellos era un modo de convocarlos.

2) Cruzar los dedos mientras se eligen los números. Se cree que tiene relación con la Cruz cristina.

3) Vestir alguna prenda de color rojo al comprar el billete de lotería. Entre los chinos existe la creencia de que el color rojo ahuyenta los malos espíritus.

4) Los chinos creen que el universo se rige por dos principios opuestos y complementarios, el Ying y el Yang. Nunca debemos elegir sólo números pares o sólo impares; esto afecta el equilibrio.

También muchas personas creen en augurios o “señales”. Y algunas ven “señales” en todo lo que los rodea, aún lo más prosaico y cotidiano. Si se enferman y tienen temperatura, eligen los números que muestra el termómetro, en diferentes combinaciones; si cargan gasolina en el camino a la agencia de loterías, se fijan en los números del ticket de pago; si quedan encerrados en un atasco de tránsito, jugarán a los números de las licencias de los coches que los rodean.

De este modo, podemos encontrar señales en todo lo que nos rodea. Si creemos en ellas, podemos elegir la que nos resulte más cómoda, familiar, amigable, más relacionada con nuestras costumbres cotidianas.

La suerte y el destino harán el resto.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.